Joaquín Martín es el autor de las 30 fotografías que componen la muestra: “Cuba: una mirada a La Guajira”, inaugurada esta semana.

Las cálidas escenas del país caribeño contrastarán con el frío que sentirán los visitantes de la exposición mientras la recorren en Torrijos, pues esta permanecerá hasta el próximo 15 de enero en los 10 cubos distribuidos por las calles de la localidad.

“Cuba: Una mirada a La Guajira” es el nombre que da título a la nueva exposición del programa municipal “Torrijos Arte Urbano”, que se mantendrá hasta el próximo 15 de enero. Un recorrido por las 30 fotografías que componen la muestra, plasmadas sobre 10 cubos distribuidos por diferentes zonas de la localidad, permite al visitante sentirse como si estuviera realizando una ruta por Cuba. Según ha manifestado el autor de la exposición, Joaquín Martín, esta colección de instantáneas surgió “de un viaje en Navidades a La Habana y hasta la parte central de la isla de Cuba. Hice un reportaje, como un cuaderno de viaje e iba haciendo fotos. Se las enseñé a Fernando, el concejal, y le encantaron por el colorido y la estética cubana, al igual que a mí, porque el primer día que salí a la calle aluciné con los coches, con la estética del país y a raíz de ahí empecé a hacer fotos y ha surgido este proyecto”, ha confesado. Las fotografías son tanto de paisajes como de personas.

El concejal de Participación Ciudadana y Coordinación Municipal, Fernando de Miguel, ha recordado que esta ya es la cuarta exposición que se realiza con motivo del programa “Torrijos Arte Urbano”, que va alternando en sus soportes a diferentes manifestaciones artísticas como la pintura, la ilustración o la fotografía. Con respecto a “Cuba: Una mirada a La Guajira”, de Miguel ha valorado el gran contraste que se producirá cuando, mientras sentimos el frío manchego, podamos admirar la calidez de los paisajes caribeños reflejados en estas fotografías.

Numeroso público asistió a la inauguración de la exposición, celebrada este miércoles, que comenzó con un recorrido por la misma y finalizó con una actuación musical en el claustro del Palacio de Pedro I.