El alcalde de Santa Olalla, Pedro Congosto, en un comunicado conjunto con la Esclavitud de Ntra. Sra. de la Piedad, a través de su presidenta Azucena Gómez, han comunicado la suspensión de las fiestas mayores de Santa Olalla que debían celebrarse el primer fin de semana de mayo.

COMUNICADO

Por el presente comunicado conjunto queremos dar a conocer a todos una decisión, que pese a ser cada día más evidente, no ha dejado de ser una decisión triste y difícil.

Como alcalde, junto a los concejales de mi equipo de gobierno y con el apoyo y aprobación de la Junta de Hermandad, con su presidenta a la cabeza doña Azucena Gómez Hidalgo, coordinada con nuestro párroco don Eloy Jiménez Batres y contando con la opinión del grupo de la oposición, al que hemos preguntado; hemos decidido suspender nuestras Fiestas Mayores en honor a Ntra. Sra. de la Piedad que como cada año debían celebrarse en el primer fin de semana de mayo, suspendiendo todos los actos lúdicos y religiosos y también todos los actos de pre-fiesta que tradicionalmente se celebran en las semanas previas.

Es una decisión tomada pensando en el bien común de todos los santaolalleros y de aquellos amigos que nos visitan cada año durante nuestras fiestas.

El estado de alarma se alarga hasta el día 26 de abril y se desconoce si habrá nuevas prorrogas o cuáles serán las restricciones adoptadas tras él.

La suspensión de nuestras fiestas mayores es la medida más responsable ante la pandemia de coronavirus (Covid-19) que sufre España y buena parte del mundo.

Os pedimos todo vuestro apoyo y comprensión. Queremos agradecer a los santaolalleros su excelente cumplimiento de las normas decretadas con carácter excepcional, la gran mayoría de nosotros estamos dando un ejemplo de civismo sin precedentes.

Queremos mandar nuestro apoyo y abrazo a los enfermos por coronavirus y a sus familias, nuestro recuerdo para quienes nos han dejado en estos días víctimas de esta pandemia y transmitir a sus familiares el dolor de todo un pueblo por cada una de estas pérdidas.

Nos despedimos con la esperanza de que muy pronto podamos abrazarnos.

Y con el convencimiento de que volverán a llegar los días en los que Santa Olalla siga cumpliendo con sus tradiciones y sus fiestas, que son para todos momentos de diversión, encuentro y momentos de fe y devoción hacia Nuestra Patrona la Santísima Virgen de la Piedad.

Nos encomendamos a través de nuestras oraciones a Nuestra Madre y gritamos como cada año, o si cabe un poco más fuerte:

¡Viva la Virgen de la Piedad!