El director albaceteño José Luis Cuerda ha comenzado hoy el rodaje de su nueva película, “Tiempo después”, en Las Barrancas de Burujón, un excepcional e impactante paisaje que quien visita llega a comparar a pequeña escala con el Gran Cañón del Colorado.

A las seis de la mañana de hoy, en el primer día otoñal en Toledo tras meses de intenso calor, han llegado a Burujón los 75 miembros del equipo técnico que trabajarán en la película, una comedia surrealista con la que el director recupera la esencia de “Amanece, que no es poco”, casi tres décadas después de su estreno.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha visitado el rodaje y ha podido ver a los actores Miguel HerránNerea CamachoJavier Bódalo y Chaki Medina, que en la película interpretan a unos jóvenes rebeldes que viven en el único edificio que en el año 9177 queda en el mundo, en el que residen los estamentos del poder, mientras que fuera se encuentran los parados y hambrientos del cosmos. El grupo de jóvenes es el único al que le está permitido salir del edificio y Las Barrancas de Burujón son su lugar para “desfogarse”.

“Lo que estoy haciendo es un disparate”, ha bromeado Cuerda cuando le ha preguntado el consejero por el argumento de la película, en la que participarán 42 actores, entre ellos también Blanca SuárezAndreu Buenafuente, Antonio de la TorreBerto RomeroJoaquín Reyes y María Ballesteros.

La película ha tenido que pagar 250 euros por el día de rodaje al Ayuntamiento de Burujón, con experiencia en ser escenario de rodajes, pues en este plató natural se han rodado diversos anuncios y series como Águila Roja o El secreto del puente viejo. “Las Barrancas hace cinco años, prácticamente, no es que no las conociera nadie, pero eran desconocidas y hemos abierto un camino que tiene que llevarnos a buen puerto”, ha expuesto en declaraciones a los periodistas el alcalde de la localidad toledana, Juan José Torres.

Para agradecer al director albaceteño que haya elegido Castilla-La Mancha, Martínez Arroyo le ha regalado “una cartilla vitivinícola” de finales del siglo XIX reeditada el pasado año por el Gobierno regional, que “enseña a cultivar el viñedo y a elaborar buen vino”. “Él tiene una pequeña bodega en Galicia y va a apreciar mucho lo que el ingeniero agrónomo Diego Pequeño, autor, decía a los agricultores y bodegueros en el siglo XIX”, ha declarado el consejero, quien también ha entregado al director “unas botellitas de vino y aceite de Castilla-La Mancha”.

El rodaje, que mañana estará en la iglesia de Santa María de Melque, en San Martín de Montalbán, se desarrollará durante seis semanas en las provincias de Toledo y Guadalajara, y en Madrid.