La directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia, la torrijeña Rocío López, recibió ayer en el salón de actos de la Real Fundación de Toledo la Medalla de las 4 Sinagogas Sefardíes de Jerusalén, en un acto organizado por el Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén.

Su familia, y muchos amig@s, entre ellos un nutrido grupo de torrijeños, compartieron con Rocío este emotivo reconocimiento.

Este galardón goza de gran prestigio, y entre otros, lo tienen personalidades tan destacadas como el Rey Felipe VI, Enrique Mújica, el músico Eduardo Paniagua, el escritor e investigador toledano José Ignacio Carmona, e incluso la ciudad de Zamora.

El presidente del Consejo Sefardí de Jerusalén, Abraham Haim, le entregó la medalla acuñada por la Sociedad Estatal de Medallas y Monedas, conmemorando las Cuatro Sinagogas Sefardíes Centrales, que están situadas en el Barrio Judío de la Ciudad Santa. Estas sinagogas se consideran desde hace muchos siglos el corazón y el centro de la vida de la población judía más veterana en Tierra Santa, una comunidad que en 2016 cumplía 750 años.

Abraham Haim pronunció la conferencia ‘La comunidad sefardí de Jerusalén cumple 750 años: un panorama histórico cultural’. El acto fue guiado por el historiador y académico de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, José María Gómez Gómez.

Y es que se cumplen 750 años de una relevante presencia en Tierra Santa que ha quedado reducida en los últimos doscientos años pero que mantiene viva su llama. Miles de judíos sefardíes en Jerusalén, que defienden del olvido su cultura ancestral, mantienen las recetas de cocina, las canciones, la literatura y el idioma que trajeron de la España que les expulsó en el siglo XV y se esfuerzan en documentar su historia.