El Ayuntamiento de Santa Olalla acogía una significativa reunión en la que estuvieron presentes José Andrés Sánchez, tercer teniente de alcalde de Casarrubios del Monte, Ana Gómez García-Cano, alcaldesa de Las Ventas de Retamosa, José Eugenio del Castillo Pacheco, alcalde de Quismondo, Andrés Congosto, alcalde de Maqueda, Francisco Javier Blanco, alcalde de Cazalegas y Josué López Muñoz teniente de alcalde de Santa Olalla, acompañados de varios historiadores de la zona y del vicario del Arzobispado de Toledo, Emilio Palomo, delegado para el Jubileo de Guadalupe.

Hace varios años que los ayuntamientos de Casarrubios del Monte, Las Ventas de Retamosa, Santa Cruz del Retamar, Quismondo, Maqueda, Novés, Santa Olalla y Cazalegas vienen trabajando en el tema y en esta última reunión, los responsables municipales allí presentes, se comprometieron a iniciar el marcado del trazado del Camino Real de Guadalupe en cada uno de sus municipios.

Durante este verano quieren llevar a cabo la colocación de un primer hito en cada uno de los pueblos citados.

El historiador Eusebio Nuño coordinará, con la colaboración del resto de historiadores allí presentes, la elaboración de una guía del peregrino.

En la misma reunión se dio un repaso a los antecedentes históricos de la presencia del Camino Real de Guadalupe en dichos pueblos; el paso de reyes, nobles, religiosos y peregrinos de toda condición dejó huella en todos estos pueblos, con la fundación de hospitales, posadas y santuarios que eran lugar de paso para los peregrinos y que en muchas ocasiones su paso y vivencias quedaron recogidos en crónicas y libros de viajes.

Finalmente el vicario Emilio Palomo dio a conocer el interés de la iglesia en potenciar este camino de peregrinación hacia el Santuario de Guadalupe, en la provincia de Cáceres, pero dependiente del Arzobispado de Toledo, así como la inclusión de toda la información en las plataformas digitales creadas para el Jubileo de Guadalupe 2020-2021.

Foto: Alcaldes, historiadores y vicario, se fotografiaron junto a las Piedras del Portazgo de Santa Olalla, símbolo inequívoco del paso del Camino Real por este trazado.