Comenzará a funcionar en 2019 con un espectáculo nocturno y se abrirá completamente un año después, en 2020, cuando se esperan hasta 1,3 millones de visitantes.

El parque temático que instalará en Toledo el grupo francés Puy du Fou, dedicado íntegramente a la historia de España, comenzará a funcionar en 2019 con un espectáculo nocturno y se abrirá completamente un año después, en 2020, cuando se esperan hasta 1,3 millones de visitantes y la creación de entre 2.000 y 4.000 empleos.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el responsable del grupo francés Puy du Fou, Nicolas de Villiers, han presentado este miércoles en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede de la Presidencia regional, este proyecto empresarial, que prevé una inversión de 190 millones de euros y es el primero en el que la empresa francesa invertirá en el extranjero con fondos propios.

El parque temático, “una auténtica novedad en España” por cómo está concebido, ha destacado García-Page, estará ubicado en la Finca Zurraquín, a ocho minutos del casco histórico de Toledo, en un terreno de 140 hectáreas y ofrecerá un viaje en el tiempo por la historia de España, desde los celtíberos hasta el siglo XIX.

El parque, que “no tiene que ver con el mundo de los parques temáticos, con las montañas rusas”, abrirá sus puertas en 2019 con un espectáculo nocturno de una hora y cuarto en el que participarán 300 actores, jinetes y técnicos, y que podrán contemplar cada vez 4.000 espectadores, con la previsión de que acudan ese año 120.000 personas.

La primera fase del parque diurno arrancará en 2020 y ofrecerá un viaje desde la Antigüedad hasta el Siglo de Oro, con dos espectáculos al aire libre y otros dos en el interior, a lo que se suman un pueblo histórico y diversos restaurantes.

“Hoy es un día tremendamente feliz”, ha reconocido García-Page, quien ha recalcado que el proyecto es privado y ha asegurado, tras haberlo comprobado personalmente, que Puy du Fou “no es una empresa que viene a especular” y no les “han pedido nada distinto de la aplicación de la ley” ni les “han ofrecido nada”.

En 2020, está previsto que acudan 1,3 millones de visitantes, con una capacidad diaria de hasta 15.000 personas, y en los años siguientes se prevé que el parque crezca con la creación de tres nuevos espectáculos, de entre 30 y 40 minutos.

Así lo han dado a conocer desde la sede del Gobierno regional el presidente de Puy du Fou, Nicolas de Villiers; el fundador de la empresa, Phillipe de Villiers, y el vicepresidente de la sección española, Jesús Sáinz, quienes han detallado las líneas maestras de un proyecto que prevé una inversión cercana a los 200 millones de euros a través de la que se generarán mil empleos directo.

Nicolas de Villiers, presidente de Puy du Fou

El fundador de Puy du Dou ha explicado que la elección de Toledo va más allá de ser una decisión comercial o de negocios, sino que ha sido una elección “de corazón” para los promotores.

“No hemos venido a Toledo para hacer negocio”, ha apuntado de Villiers, quien ha asegurado que el Puy de Fou toledano no será un parque en el que los franceses “impongan su visión” sobre España, sino un parque “totalmente español”.

Ha esgrimido como una de las principales razones de decantarse por la capital regional para instalarse la cercanía de su población, recordando el gran recibimiento que han tenido por parte de las autoridades toledanas y castellano-manchegas, citando especialmente a Emiliano García-Page y aludiendo además a la buena posición geográfica y “potencial turístico”.

El vicepresidente de Puy du Fou en España ha recalcado que este es un proyecto “franco-español”, que “había que realizar en España” -Toledo compitió con Salzburgo y la zona de la Toscana-, añadiendo que este parque no solo es conveniente, sino que es además “una necesidad”. Sainz ha apuntado que el de Puy du Fou “nada tiene que ver” con los parques temáticos de montañas rusas, pues está concebido como un destino “familiar”, a diferencia de otros parques temáticos donde las familias se dividen. Además, contará una historia de España “fidedigna, sin ningún error histórico” gracias al asesoramiento de las academias de historia de Toledo y España.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dado las gracias a la empresa “de todo corazón” por haber confiado en “el corazón de España” para ubicar este proyecto, y ha valorado la necesidad, en todos los proyectos, de “tenacidad, constancia y determinación”, claves que a su juicio evidencia Puy du Fou. “No nos han pedido nada y no nos han ofrecido nada, nada más que un proyecto que está a la vista y que va a ser realidad”, ha declarado.

Ha asegurado García-Page que este proyecto posibilitará que a los millones de turistas que llegan a Toledo se sume “un millón más”, y ha pedido ayuda tanto a la Administración del Estado como a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) -“estaría bueno”, ha indicado, que no se contara con el agua que se necesita-, para un proyecto que va a suponer entre 2.000 y 4.000 puestos de trabajo entre indirectos y directos. “Pido altura de miras, la apuesta que ha hecho Puy du Fou va a ser correspondida, en facilidades, ayudas, acompañamiento, empuje en los momentos peores y mejores, y en una nueva página que puede ser histórica para la ciudad de Toledo”. “Hacer historia en una ciudad histórica es muy difícil, y este proyecto lo va a hacer”, ha rematado García-Page. ”

Previamente, la titular de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha detallado que hace “prácticamente un año” desde que el Ejecutivo inició las primeras reuniones con el grupo, con el que se han celebrado mas de doce encuentros en total, que han servido “para dar el pistoletazo de salida” a un proyecto que se presenta “con mucho cariño y corazón”.

La consejera, que ha dado las gracias a los equipos de Puy du Fou en Francia y España por haber “transmitido fuerza y empuje”, ha incidido en que el parque “va a dar una tremenda oportunidad a muchos sectores y colectivos que tienen mucha importancia para la región” como jóvenes, artesanos y sector turístico y hostelero, y ha valorado que, a diferencia de otros proyectos de Puy du Fou en el mundo, en Castilla-La Mancha el grupo será su propio inversor.

Por su lado, el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, ha calificado el proyecto como “de especial relevancia que puede representar un salto cualitativo y cuantitativo como es el turístico, en términos de PIB, de valor añadido y sobre todo de empleo, gracias a nuestro patrimonio”. En su opinión, la estrategia de Puy du Fou encaja perfectamente con la estrategia en materia turística diseñada desde la institución que dirige. Según sus palabras, el reto ahora es “aprovechar los flujos de viajeros que traerá Puy de Fou para que esos turistas se queden, complementen su visita y se conozcan nuestra tierra”.

De su parte, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha celebrado este día “tan importante” para la ciudad, recordando que en su momento se barajaron otras ubicaciones alternativas pero que finalmente Toledo decantó la balanza, tras lo que ha defendido que la “defensa” de Emiliano García-Page ha sido “determinante” para hacerse con esta inversión. El futuro parque servirá según la primera edil para que la economía toledana “se dinamice contribuyendo con nuevas oportunidades laborales”. “Siempre que una persona viene a Toledo, es como si se hiciera un recorrido por la historia de España, por lo que Puy du Fou no podía contar con mejor ubicación”, ha enfatizado. Otro de los motivos de satisfacción para la alcaldesa es el “momento” en el que se ha elegido a la ciudad para poner en marcha el parque, en un año en el que se celebra el 30 aniversario como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.