El domingo pasado la torrijeña Rocío López, directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia, regaló al Papa Francisco una pequeña imagen del Santísimo Cristo de la Sangre de Torrijos, donada por la Hermandad.

Rocío López tuvo un encuentro con el Santo Padre en el Vaticano, formando parte de un grupo muy reducido de gobernantes y legisladores católicos de distintas partes del mundo que cada año, invitados por el Cardenal de Viena, se reúnen para debatir sobre temas de actualidad, presentando como broche final las conclusiones al Papa.

La Red Internacional de Legisladores Católicos (ICLN) reúne a legisladores católicos para discutir temas de interés común y compartir ideas sobre la mejor manera de llevar su fe común a su trabajo en favor del bien común . Radio Vaticana se hizo eco de la citada presentación.

CristoDurante este encuentro, además de hacerle entrega de la pequeña talla de parte de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre de Torrijos, Rocío López tuvo la oportunidad de conversar unos minutos con el Papa Francisco. Pudo explicarle en qué consistía su trabajo, hablaron del atentado terrorista de Barcelona y el Santo Padre le transmitió a la torrijeña sus deseos de Paz. Concretamente le dijo: “Recuerdos a los sacerdotes de Torrijos y ¿ves a Don Braulio? Dale un abrazo fuerte de mi parte, ¿te acordarás?”. Tras contestarle, Rocío López le pidió una bendición, que fuera también para su familia, para los amigos y para España, muy en especial para los que sufren”. Y cuando se iba, el Santo Padre le cogió del brazo para decirle: “No se olvide de rezar por mi”.

Una de las anécdotas más simpáticas del día fue la petición de matrimonio de un compañero venezolano de Rocío a su novia delante del Papa Francisco, ya que muy pronto se casarán en el exilio, pues parece que la respuesta de la sorprendida novia fue afirmativa.