Camellos

Hace unos meses se publicaba el primer disco del grupo Camellos con el nombre de «Embajadores» y con el sello de los buenos amigos David y Carmen: Limbo Starr. Un grupo al que seguir la pista y disfrutar de sus efervescentes canciones y letras.

«Embajadores»

Conocí a Camellos por su participación en el VI Aniversario del Colectivo Monstario de Cultura en Toledo. De las muchas bandas que actuaban aquel sábado 18 de febrero, Camellos fueron los que más me engancharon (antes de ir a la sala The Crowd) por su verborrea punk, las descripciones de cotidianidad gamberra juvenil y por su olor a tasca de serrín, botellines, canutos y otros. Se me vienen a la mente muchos de barrios madrileños que recorría en mi época estudiantil. Chascarrillos, bromas privadas de colegas, juegos de palabras, estribillos pegadizos, etc. Me sonaban divertidos, ágiles y muy muy disfrutables.
Su actuación en esa fiesta, confirmó lo que pensaba… ¡Estos chavales molan! Adrenalina, velocidad, desmadre, etc. Me sonaban a muchos grupos que me encantan: Ramones, Los Nikis, Patrullero Mancuso, etc. . Recuerdo comentar con mi hermano, Carlos Toronado, que tenían algunas cosas que me recordaban a la aparición de The Strokes y él tiraba más hacia lo cañí como Leño. «Internet» dice que es igual que «el tren»… ¡toma referencia, colega!. Quisimos comprar algún CD o algo y nos dijeron que no tenían, que sólo tenían mecheros. Lástima no hablar más con ellos ese día, pero había otros personajes e integrantes de la fauna toledana como el Culebras y el Billywood que nos reclamaron más atención, y además, los otros grupos iban apareciendo por el escenario a ritmo frenético.

Allí mismo pensaba que este grupo tenía que conocerlo y editarlo David López de Limbo Starr. Además, le vendría bien tener un grupo joven que le saque por ahí (deben ser unos buenos compañeros de juergas estos Camellos). Pero no me dio tiempo a decírselo, unos días después, el sello anunciaba su fichaje y su inminente lanzamiento de su album de debut, con canciones regrabadas en Estudios Brazil pero en su mayoría ya conocidas de sus maquetas y bandcamp. El resultado una colección de canciones inmediatas, punk gamberro, riffs de corte clásico y toda la energía y actitud que se le exige a un grupo joven… Me gustan todos los trallazos del disco, complicado señalar alguna. ¡¡Escuchadlo!!.


Y además, debajo del barniz de costumbrismo hedonista, un poso de crítica y retrato social de una juventud sin futuro, aunque a esta banda le auguro uno fiable. Ahora a tocar y tocar. No dudéis en ir a verlos si tocan cerca o podéis acercaros a donde actúen.

David Pérez

 

 

Nos leemos en la próxima!

David Pérez Alonso