Los 21 trabajadores de las plantas de ‘Hermi-Carne de conejo’ de Torrijos y los 20 de Alborelle (Sada, La Coruña) se concentrarán juntos mañana ante la sede central de su empresa en Cistérniga (Valladolid), por la decisión del holding cárnico de cerrar ambos centros de trabajo y despedir a las dos plantillas.

Comisiones Obreras de Industria de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Galicia han convocado para hoy viernes día 1 de diciembre una concentración de trabajadores, trabajadoras, delegados y delegadas delante de la sede de Mataderos Hermi ubicada en el polígono industrial de La Mora (Avenida los Álamos, 50-51) de la localidad de La Cistérniga. La cita reivindicativa se llevará a cabo entre las 10:00 y las 13:00 horas.

El motivo que ha propiciado esta concentración no es otro que la pretensión de la Dirección de esta empresa de desprenderse de dos de los tres centros operativos con que cuenta en la actualidad. Esto es, cerrar las plantas de despiece de La Coruña y Torrijos, y centralizar toda su producción en el matadero de conejos de la cercana población a Valladolid.

Si finalmente lleva a cabo su pretensión, el cierre de los dos centros de producción supondrá la pérdida de más de 60 puestos de trabajo. ‘No podemos permitir semejante atropello laboral. Está perfectamente demostrado que tanto el matadero gallego como el castellanomanchegos son rentables, de ahí que nos opongamos a su cierre. De ahí esta movilización’, remarcan desde CCOO de Industria.

En estos momentos, según informan desde el sindicato, el Grupo Hermi es el líder del sector. Cuenta con una cuota del 24 % (17.000 toneladas de carne de conejo al año), en un ámbito en el que operan 58 empresas. Además de los tres centros citados, también disponen de centros de transformación en Bilbao y Albacete, junto con un centro logístico en Toledo.

Tras conocer esta convocatoria, durante la quinta reunión de negociación de los ERE que la empresa y los sindicatos representativos de sus trabajadores estaban manteniendo esta tarde en Madrid, “la dirección de Hermi ha tratado de boicotearla, proponiéndonos celebrar mañana mismo una nueva reunión a la misma hora de la concentración; pero no en la sede de la empresa en Cistérniga sino en Valladolid capital, en una sala de la Cámara de Comercio.”

“Les hemos dicho que nosotros estaremos con los trabajadores; asi que sólo asistiremos a esa reunión si nos convocan en la sede de Hermi,” indicó Ángel Mora, secretario general de CCOO-Industria de Toledo.

Mora ha explicado también que Hermi sigue negándose en redondo a reconsiderar siquiera la decisión de cerrar tanto en Torrijos como en Sada y además pretende que los ERE le salgan por la cara; está ofreciendo unas indeminizaciones mezquinas a las plantillas”.

“Ni estamos de acuerdo con las razones ‘organizativas y técnicas’ que alega la empresa para los cierres, aprovechando las facilidades de la reforma laboral del PP; ni mucho menos con las condiciones en las que quiere despedir a los trabajadores.”

Hermi empezó ofreciendo las indemnizaciones legales mínimas, 20 días por año trabajado con un límite de 12 mensualidades. En las sucesivas reuniones ha ido subiendo a 22 días, luego 24 y hoy mismo ha subido a 26, con un límite de 14 mensualidades.

La empresa también ha mejorado mínimamente su oferta sobre traslados de los trabajadores de Torrijos y Sada a sus plantas de Valladolid o de Alcála del Júcar (Albacete). Inicialmente, ni siquiera contempló esa posibilidad, luego aceptó ofrecérsela exclusivamente a los mayores de 50 años y sin ninguna medida compensatoria; y hoy ha abierto la posibilidad de traslado a los menores de 50 años – siempre que los que la soliciten sean “pocos o muy pocos”- y ha ofrecido compensarles con 200 euros brutos al mes durante un año de ayuda al alquiler.

“La presión sindical, los apoyos de los municipios de Torrijos y Sada… están forzando algunas mejoras, pero la postura de la empresa sigue siendo mezquina. La movilización de los trabajadores, la concentración de mañana ante la sede de Hermi, tiene que hacer ver a los dueños y a los directivos que hay 41 trabajadores, 41 personas y sus familias, a los que dejan en la calle y prácticamente sin nada.”