Se llama Logan, nació en Torrijos, tiene 4 años y padece diferentes malformaciones congénitas, concretamente “parálisis facial periférica derecha, hipoplasia pulgar bilateral, ectopia renal cruzada y microsomía hemifacial” y necesita ayuda para poder mejorar su calidad de vida.

Parece ser que, tras muchas visitas a diferentes centros públicos y privados desde que Logan nació, sus padres han encontrado una solución “viable y poco invasiva” para resolver tres de sus enfermedades. El problema es que para llevar a cabo dichas operaciones, los progenitores deben reunir una suma de dinero que les resulta imposible, concretamente 40 mil euros.

Por este motivo han puesto en marcha un crowdfunding en la plataforma GoFundMe. “Como padres buscamos siempre las mejores soluciones para nuestro hijo. Eso nos llevó a recurrir a la medicina privada, encontrando con éxito la respuesta a tres de estas malformaciones: la parálisis facial congénita derecha y la hipoplasia de ambos pulgares”, explica Tatiana Gil, madre del menor, en la página web.

“Nos sentimos eufóricos por haber encontrado soluciones, sin embargo el tiempo está en nuestra contra” argumenta. Y es que al recurrir a un servicio privado necesitan recaudar el dinero en “un plazo máximo de/hasta cuatro meses”. Una cifra, tal como ellos mismos explican en la campaña, “cubre por completo ambas cirugías, incluyendo gasto hospitalario, anestesista y honorarios del doctor”, pero lo más importante es que “cubrirá las necesidades” del pequeño “brindándole una vida llena de sonrisas completas y nuevos retos por afrontar”, indica la madre en internet.

Para finalizar, Tatiana manifiesta que «Logan es un niño valiente y muy resistente, no llora fácil porque sabe qué es perseverar, tener paciencia, luchar, lo ha hecho desde que nació y confío completamente en él para el proceso de recuperación y para todo lo que se le presente en su vida. Agradezco de corazón cualquier ayuda recibida atendiendo siempre al principio de reciprocidad, ayuda mutua, dar para recibir, el corazón siempre late más fuerte después de poder ayudar», concluye.