Los padres del joven, que intentó parar el vehículo que conducía el terrorista, regentan un restaurante en Santa Cruz del Retamar.

Francisco  volvía a casa tras su jornada laboral en un supermercado. Es su trayecto habitual: cruzar el puente de Westminster. El joven, herido, es una de las víctimas del atentado de Londres. “Escuchó gritos, giró hacia atras y es cuando vió el vehículo que se le venía encima, porque lo atropelló, entonces él con las manos intentó agarrarse al vehículo y entonces es cuando cayó al otro lado y el vehículo continuó atropellando a las personas” dice Amparo, Duarte, la madre de Francisco.

Tras el shock, se lo relataba a sus padres de origen portugués pero afincados en España desde hace 19 años , los últimos 11 regentando un restaurante en Santa Cruz del Retamar. “Yo se que ha vuelto a nacer” afirma la madre.

El chico tiene contusiones y heridas en brazos y manos. Este viernes le han intervenido quirúrgicamente. “Está con psicólogos y está bien atendido” relata su madre. Francisco tiene 26 años. A los 9 se fue con familiares a Londres para estudiar, desde entonces vive allí. Sus padres viajarán en los próximos días para reencontrarse con él.