La Guardia Civil ha incautado 91.015 unidades de distintos artículos pirotécnicos y 14 armas airsoft.

Durante el mes de diciembre la Guardia Civil ha denunciado a 13 establecimientos de municipios de Toledo que incumplían la normativa vigente respecto a este tipo de material y cuyo almacenamiento y manipulación podía causar lesiones en las personas y daños en la propiedad.

Entre los establecimientos con más material intervenido por la Guardia Civil destacan las 23.000 unidades incautadas en un establecimiento comercial de Burguillos de Toledo que no cumplía con la normativa vigente.

La Guardia Civil de San Pablo de los Montes realizó, el pasado mes de diciembre, una treintena de inspecciones en distintos comercios susceptibles de vender material pirotécnico. Como resultado de estas inspecciones fueron denunciados 11 establecimientos de las localidades de Cuerva, Gálvez, Polán, Sonseca y Burguillos de Toledo que no cumplían con la normativa vigente, interviniendo un total de 70.000 unidades de material pirotécnico, con un peso superior a los 100 kilogramos, y 14 armas airsoft.

Igualmente, el Equipo de Inspecciones de la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Toledo ha realizado otras cinco inspecciones y ha denunciado a sendos establecimientos de las localidades de La Puebla de Montalbán y Navahermosa de donde se han intervenido 18.010 y 3.005 unidades de material pirotécnico respectivamente.

En total la Guardia Civil ha realizado 13 denuncias por infracciones graves a comercios de 7 localidades de Toledo de donde se han intervenido 14 armas airsoft, las cuales únicamente pueden venderse en armerías y tiendas de artículos deportivos previa comunicación a la Intervención de Armas que le corresponda.

Además, se han intervenido 91.015 unidades de artículos pirotécnicos de categoría F1, F2 y F3 que sólo pueden ser vendidos a personas de 12, 16 y 18 años respectivamente. Los artículos F1 se pueden vender en establecimientos comerciales que lo hayan notificado a la Intervención de Armas, especificando el producto pirotécnico que desean vender, siempre y cuando la cantidad máxima almacenada sea inferior o igual a 5 kilogramos. Para vender artículos del resto de categorías los locales deben contar con autorización de la Delegación del Gobierno, previo informe de la Guardia Civil. Todos los productos deben poseer el correspondiente marcado CE.

Todo el material ha quedado depositado en un establecimiento debidamente habilitado, para su devolución o destrucción, a disposición de la autoridad sancionadora competente.