El cadáver de un varón de 53 años fue hallado ayer tarde en Barcience por la Guardia Civil. El hombre había desaparecido el lunes por la tarde y su cuerpo fue encontrado sobre las 21.45 horas.

La víctima, que tenía antecedentes por un ictus, fue hallada en las inmediaciones de la fábrica de jamones de Barcience, a un kilómetro de su casa, aproximadamente.

Un hijo del hombre comunicó su desaparición a la Guardia Civil en torno a las ocho de la tarde, 24 horas después de haber visto a su padre con vida por última vez.

Ha contado a los agentes que su progenitor salió de casa sobre las siete de la tarde del lunes a dar un paseo, pero no volvió a saber de él. En menos de una hora, la Guardia Civil encontró el cadáver en un paraje de Barcience.

 Se sospecha que el hombre, cuya mujer está ingresada en un hospital de Toledo, sufrío un ictus o un golpe de calor, aunque las temperaturas no han sido tan altas durante este martes como en fechas anteriores