La Guardia Civil ha detenido en las localidades de Bargas, Toledo, Madrid y Guadalajara a ocho personas, tres mujeres y cinco hombres, como autoras de 78 delitos de estafa cometidos en la provincia toledana sobre personas a las que usurparon su identidad para solicitar créditos bancarios falsificando su documentación, la cual conseguían utilizando la que las víctimas facilitaban a comerciales de empresas eléctricas.

La Guardia Civil de Torrijos-Escalona tenía abierta una investigación del caso.

La Guardia Civil han detenido a ocho personas como autoras de 78 delitos de estafa en la provincia de Toledo contra personas a las que usurparon su identidad con el fin de solicitar créditos bancarios y, para ello, falsificaron la documentación que las víctimas facilitaban a comerciales de empresas eléctricas.

Un equipo de Investigación de la Guardia Civil de Torrijos-Escalona tenían abierta una investigación destinada a esclarecer varios delitos de estafa bancaria cometidos sobre vecinos de algunas localidades de esta comarca, lo que dio origen a la “Operación Parné”, ha informado la Comandancia de la Guardia Civil en un comunicado.

Las víctimas de estos delitos, cometidos en las localidades de Fuensalida, Ventas de Retamosa, Escalonilla, La Puebla de Montalbán, Torrijos y Noez aparecían como deudores en diferentes registros y recibieron cartas de varias empresas de crédito que les solicitaban el pago de distintas cantidades por préstamos que supuestamente les habían concedido.

La Guardia Civil realizó gestiones con las empresas de crédito afectadas y con cada uno de los denunciantes, de modo que los agentes comprobaron que la documentación utilizada para la concesión de los préstamos había sido obtenida por comerciales de compañías suministradoras de electricidad.

Varios comerciales de estas compañías de electricidad habían acudido a los domicilios de las víctimas para tramitar cambios de compañía y, para ese fin, tomaron a las víctimas fotografías de sus documentos nacionales de identidad.

Esta documentación era entregada por los comerciales a otros miembros del grupo criminal, encargados de hacer la contratación de préstamos de manera online o vía telefónica con las empresas de crédito, que facilitaban los datos de las víctimas y llegaron a contratar hasta nueve préstamos en entidades distintas con la información de una sola persona.

La Guardia Civil identificó a tres mujeres y cinco hombres con edades comprendidas entre los 24 y los 49 años, dos de nacionalidad peruana y seis española, con residencia en las localidades de Bargas, Toledo, Madrid y Guadalajara. Los investigadores del grupo criminal verificaron que estarían vinculados de forma directa por parentesco, afinidad o relación laboral.

La Guardia Civil detuvo a los ocho miembros de este grupo, como autores de 78 delitos de estafa, usurpación de estado civil, falsificación de documento privado, revelación de secretos y pertenencia a grupo criminal, por lo que fueron puestos a disposición de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción correspondientes.