El delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, ha visitado esta mañana en Fuensalida las obras de la futura planta de productos cárnicos especializados en secado de jamón blanco que realiza la filial española de la multinacional suiza Bell Schweiz AG, justo un año después de que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, pusiese la primera piedra de esta obra.

El delegado ha realizado esta visita acompañado por el director general de Bell España, Nikolaj Steber; el director financiero de Bell España, Alberto Santamaría; la ingeniera de proyectos, Beatriz Martín; el director de AC Ingenieros, Cristobal Cerquella; el responsable de Edificación y  Obras de AC, Carlos Benito Domingo; el director de ejecución de obra de AC, Guillermo Sánchez del Cueto Losada; y el jefe de obra de Inbisa, Fernando San Román Calderón.

El responsable del Ejecutivo regional en la provincia de Toledo ha animado a los empresarios agroalimentarios a implantarse o ampliar y consolidar sus instalaciones en nuestra región y “aprovechar las ayudas del Gobierno de Castilla-La Mancha, ya que para el FOCAL 2018 habrá una dotación de 60 millones de euros”.

Las obras de Bell, a muy buen ritmo

Durante la visita, Javier Nicolás, que ha podido comprobar el importante grado de ejecución en que se encuentran, ha felicitado a los responsables de la empresa por “el buen ritmo de las obras de la nueva planta de Fuensalida, lo que va a permitir que se cumplan los plazos de ejecución previstos de forma que a comienzos de 2019 esté en funcionamiento” y ha destacado la importancia de esta inversión para la provincia de Toledo, ya que “alrededor de 100 personas podrán tener un empleo de manera directa y alrededor de otro centenar de modo indirecto”.

Así y según han explicado los responsables de Bell, hasta la fecha se encuentran construidos 22.000 m2 de cimentación y estructura del edificio industrial y oficinas al 80%, con 10.000 m2 de cubierta.

En la actualidad se está trabajando en el resto de estructura y cubierta, acometidas y soleras por la empresa constructora INBISA. Asimismo, en los próximos meses se comenzará a panelar los secaderos y salas de trabajo y se producirá la entrada en obra de todos los instaladores y empresas suministradoras de maquinaria, todos con la mayor tecnología existente en el mercado tanto en eficiencia energética como medioambiental, llegando a una punta de 100 operarios de las distintas empresas en los próximos meses.

Respecto la inversión, ya se han ejecutado el 25% de las misma hasta un total previsto de 40
millones de euros, una vez que queden terminados los 26.000 m2 construidos de fábrica que
albergarán una capacidad productiva de un millón de jamones al año sobre una parcela de 65.900
m2.
El proyecto ha sido redactado por AC INGENIEROS empresa especializada en Industrias Cárnicas y Alimentarias, quienes además de la redacción del proyecto también están llevando a cabo la dirección facultativa y la gestión de expedientes de ayudas y subvenciones.

La nueva fábrica contará con grandes secaderos de jamones, así como instalaciones para deshuese y loncheado. Así y según indicaban los responsables de la compañía, “desde Fuensalida, Bell Schweiz AG ofrecerá distintos formatos de jamón y paleta, incluyendo las tradicionales piezas, centros deshuesados y productos envasados en distintos formatos”.