El presidente del Consorcio Provincial de Incendios y Salvamentos de Toledo (CPEIS), Tomás Villarrubia Lázaro, ha sido el encargado de entregar a la localidad de Torrijos los primeros 100 detectores de incendios en la provincia, a los que seguirán futuras entregas a otros municipios, siendo recepcionados por la primera teniente de alcalde de la localidad, Ana Gómez.

El destino de los detectores de la campaña “Compra un detector, salva una vida” serán viviendas más proclives a padecer un incendio, habitadas por personas mayores de 65 años que viven solas, personas con discapacidad, personas con poca movilidad, y otros grupos de población similares.

 El presidente del Consorcio Provincial de Incendios y Salvamentos de Toledo, Tomás Villarrubia Lázaro, recibió esta mañana al director gerente de la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), Gabriel Muñoz, que le ha hecho entrega de 100 detectores de incendios, que serán instalados gratuitamente en hogares en riesgo: personas mayores que viven solas, matrimonios mayores, familias con personas con discapacidad, etcétera.

El centenar de detectores suponen la primera donación de aparatos de la campaña solidaria organizada por APTB e Ei Electronics que, con el lema “Compra un detector, salva una vida”, persigue por un lado dar a conocer el detector como “herramienta” para salvar vidas, y por otro regalar e instalar estos aparatos en viviendas de personas que, atendiendo a las estadísticas, son más propensas a padecer en un incendio en su hogar: mayores de 65 años que viven solos, personas con discapacidad, personas con poca movilidad, etcétera.

También estuvieron presentes en la entrega el director gerente del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios y Salvamentos de Toledo (CPEIS), Ángel Galán, y el oficial director técnico del Consorcio, Pedro Ruiz, así como la teniente de alcalde de del Ayuntamiento de Torrijos, Ana Gómez, puesto que hogares de este municipio toledano van a ser donde se instalarán los primeros 100 detectores, a los que seguirán futuras entregas para otras localidades toledanas.

Ana Gómez recogía los cien aparatos que se instalarán en las viviendas de su localidad.

Todos los participantes en esta iniciativa en la provincia han valorado la importancia de la instalación de detectores de humo en las viviendas, por ser un medio muy eficaz, barato y sencillo de instalar, y fundamental como herramienta de alerta temprana.

El presidente del CPEIS, Tomás Villarrubia, ha valorado la importancia de esta decisión para los grupos de riesgo de nuestra sociedad, adelantando que desde el Consorcio se darán las pautas para su instalación en la vivienda, así como su uso y mantenimiento, con el fin de garantizar su correcto funcionamiento.

Ha indicado Villarrubia que “estos detectores son, sin duda, el sistema más efectivo y económico para sobrevivir en caso de fuego por la noche y mientras se duerme”.

El presidente del Consorcio ha manifestado que “la importancia de este tipo de iniciativas de prevención y más aún esta concreta que va dirigida a un colectivo especialmente sensible como son nuestros mayores”.

Por su parte, el director gerente de APTB, Gabriel Muñoz, ha destacado “el compromiso que el Consorcio de Bomberos de Diputación de Toledo ha mantenido siempre con este tipo de iniciativas en favor de la prevención y la formación en materia de incendios. De ahí que la primera entrega de estas donaciones hayan venido a una Institución que es una referencia a nivel nacional en estas materias”.

Además, Muñoz señaló “la labor que están haciendo muchos servicios de bomberos de España por difundir el uso de un sistema que ha demostrado que salva vidas. El esfuerzo que desde Diputación de Toledo se hace por salvaguardar las vidas de las personas más vulnerables es un ejemplo a seguir, y con esta donación sólo ponemos nuestro granito de arena a sus campañas e iniciativas”.

Cabe destacar que en 2016 fallecieron en España un total de 133 personas en incendios en viviendas: 7 de cada 10 víctimas mortales son por inhalación de humos, y más de la mitad en horario nocturno. Con los datos que manejan países como Francia o Gran Bretaña, donde es obligatoria la instalación de detector en todas las viviendas, estas cifras podrían reducirse en torno a un 70 por ciento.