Vecinos de San Martín de Montalbán han alertado del derrumbe de la pared que tapaba el paso de la torre Albarrana del Castillo de Montalbán y han denunciado «el terrible estado de conservación» en el que se encuentra.

Según ha informado Silvia Sánchez, vecina de San Martín de Montalbán, no saben el día exacto en que se ha caído la pared que tapaba el paso de la torre Albarrana derecha de la cara norte del castillo, ya que entre febrero y mayo está cerrado a las visitas para proteger el hábitat de la águilas.

El Castillo de Montalbán, declarado monumento artístico y arqueológico desde 1931, es propiedad de la Casa de Osuna. Este castillo es Bien de Interés Cultural y, junto con la iglesia de Santa María de Melque, supone uno de los principales reclamos turísticos de la zona.

Entró en la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación para la Defensa del Patrimonio Cultural y Natural “Hispania Nostra” en el año 2011, momento en el que se alertó de su pésimo estado de conservación y de los peligros de derrumbe que presentaba. En verano de 2015, tras presentarse 12.000 firmas por parte de ciudadanos particulares con la ayuda del Ayuntamiento de San Martín de Montalbán ante diferentes administraciones, visitan el castillo los técnicos de los Servicios Periféricos de Cultura de la JCCM para hacer una evaluación de daños.

Sin embargo los vecinos lamentan que ese informe haya quedado «en un cajón». También denuncian que La Casa de Osuna, como propietaria, está incumpliendo la ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, que le obliga a “conservar, mantener y custodiar”. La tremenda realidad, según alertan, es que si no se toman medidas, desaparecerá.

Los vecinos del municipio denuncian que ni la Casa de Osuna ni la Administración regional han tomado cartas en el asunto para evitar que se haya producido el mayor derrumbe registrado en este monumento. La única actuación acometida fue la que llevó a cabo el Consistorio hace ya décadas.

Algunos vecinos de San Martín de Montalbán se plantean constituir una asociación para salvaguardar esta fortaleza y realizar medidas de protesta como ir andando hasta el Castillo (situado a unos diez kilómetros del pueblo) una vez que se levante la prohibición de visitarlo por la cría de aves.

Silvia Sánchez ha asegurado que son conscientes de que el Ayuntamiento no puede asumir la «obra titánica» de conservar el castillo, pero se pueden plantear reformas y cuidados a través de talleres como se ha hecho con otros monumentos.

El Castillo de Montalbán se remonta a los siglos XII y XIII, cuando fue centro militar de la Orden del Temple, y su hecho histórico más relevante ocurrió en 1420 cuando un joven Juan II aguantó en esta fortaleza durante 23 días el asedio de su primo, el infante Enrique de Aragón.

Levantado al borde de la garganta del río Torcón y con un desfiladero de más de treinta metros de profundidad, el Castillo tiene una superficie de 16.500 metros cuadrados, 750 metros de murallas y un gran patio de armas.