El café de la empresa Qualery, con sede en de Santo Domingo Caudilla, ha recibido el premio Taza de la Excelencia 2018 en un certamen internacional que reconoce los mejores cafés de especialidad, celebrado en Matagalpa (Nicaragua).

De las 213 muestras que han concurrido, la de esta empresa con centro productivo en la región ha sido una de las galardonadas.

Según ha informado la compañía en nota de prensa, el Qualery Coffee Rosewood, procedente de la Finca Las Nubes, obtuvo una nota de cata de 88,59 puntos por parte de reconocidos jurados nacionales e internacionales de la Specialty Coffee Association (SCA).

En concreto, el jurado destacó que el café -100 por cien arábica, de la variedad Pacamara Rojo y proceso natural que se cultiva en la región nicaragüense de Matagalpa- era “una taza redonda, con un marcado equilibrio de acidez y dulzor, aromas afrutados y una perfecta consistencia”.

Qualery es una empresa especializada en el tostado de café de origen y en fabricación y distribución de todo tipo de solubles para los sectores del vending, dispensing y colectividades. La firma tiene uno de sus centros productivos en Santo Domingo Caudilla.

Un prestigioso reconocimiento

El director ejecutivo (CEO) de la compañía, Saúl Álvarez, recibió el galardón junto al propietario del Beneficio Finca Las Nubes, Víctor Robelo, con el que trabaja desde 2012; y expresó que el premio es “un verdadero orgullo”. “En Qualery nos sentimos cautivados por la tierra, por la naturaleza y su fuerza y energía; desde que nos introdujéramos en el mundo del café hemos aprendido a respetar sus tiempos y sus procesos, para poder ofrecer cafés exclusivos y de calidad en los diferentes sectores en los que operamos”, ha manifestado.

Para la empresa, este reconocimiento supone “un paso más” en la estrategia para seguir acercando el café de origen al mercado español y trabajar en garantizar experiencias únicas e innovadoras a través de los más exclusivos cafés de especialidad. En este sentido, el CEO de Qualery ha explicado que de manera anual viajan a países de origen del café para trabajar sus recetas de cara a adaptarlas a los diferentes mercados