Estrenamos la sección de belleza de El Zoco Magazín Diario con estos tres maquillajes para la noche de fin de año. Tres ideas para dejar atrás 2016 y darle la bienvenida al nuevo año.

La primera de las propuestas es un maquillaje sencillo y de colores neutros donde los protagonistas son los labios, de color rojo, siempre imprescindibles para conseguir un look sofisticado a la vez que atrevido.

Para conseguirlo comenzaremos preparando los párpados aplicando una pre-base o, como en mi caso, una sombra en crema de color piel. Tras conseguir un tono uniforme y mayor adherencia para los productos que posteriormente aplicaremos, pasamos a trabajar con las sombras.

 

OJOS

Lo primero que haremos será elegir un color de transición, en mi caso, he escogido un tono marrón claro de sub-tono gris. Difuminamos bien desde la cuenca del ojo elevándolo un poco, con ello conseguiremos que el resto de sombras se integren las unas con las otras y que no existan cortes tras difuminar, quedando así una sucesión progresiva de colores.

Tras la sombra de transición marcamos toda la cuenca del ojo con una sombra marrón anaranjada difuminando muy bien e integrándola con la sombra anterior, lo que aportará color al maquillaje y un poco de profundidad.

Para marcar la uve externa del ojo, añadiendo más intensidad y profundidad a la mirada, utilizaremos una sombra color café oscuro o cualquier otro tono oscuro. Para no pasaros, os recomiendo comenzar con colores no muy intensos hasta que os atreváis con el negro, que por su puesto es el color que más profundad puede aportarnos, pero en este caso, preferimos algo más natural para dejar todo el protagonismo a los labios.

Con este paso habríamos terminado el trabajo de sombras y llega el momento más temido, hacer un buen delineado. Siempre hay que armarse de paciencia y pulso en este paso, como recomendación os sugiero comenzar por la mitad del ojo hacia fuera.

Y si para hacer el rabillo necesitáis una ayuda extra, os sugiero pegar un trozo de celo en el exterior de vuestro ojo, en el lugar donde queráis que se dibuje vuestro delineado y lo sigáis como una guía, – antes de colocarlo aseguraros de quitar el exceso de pegamento para no dañar vuestro ojo-. Una vez conseguido el delineado, aplicamos máscara de pestañas en movimiento de zigzag asegurándonos separar y peinar bien nuestras pestañas, para conseguir potenciar y sacar el máximo provecho de ellas.

Y ya tendríamos el look de ojos casi terminado. Pero volveremos a dar las últimas pinceladas tras maquillar nuestro rostro.

ROSTRO

Lo primero es hidratar nuestro rostro sin importar del tipo que sea y utilizando una crema adecuada a nuestras necesidades. Este paso podéis realizarlo al inicio de todo el maquillaje para que vuestra piel absorba bien el producto.

Cuando hayamos terminado aplicaremos, al igual que en nuestros párpados, una pre-base para mejorar la durabilidad de nuestra base de maquillaje y empezar a disimular imperfecciones. Hay muchos tipos de pre-bases según tipos de piel y precios – evitar brillos, disminuir los poros, eliminar rojeces … y un largo etc.-

Tras la preparación de la piel aplicamos el corrector en la zona de las orejas y aquellos puntos en los que tengamos pequeñas imperfecciones y nuestra base habitual, que al igual que la pre-base debe adaptarse a nuestro tipo de piel y necesidades. Además, no debemos olvidar escoger el tono correcto, siempre acorde al tono de nuestro cuello, para que al aplicarla se difumine bien y se integre. En el caso de que nuestro cuello sea más claro que nuestro rostro siempre podremos elevar el todo con bronceador, siempre en puntos estratégicos del rostro.

Yo apliqué mi base con esponja, difuminando e integrando bien. Si se quiere, podemos sellar con polvos translúcidos.

CONTOURING

Este punto es opcional y es la técnica del claro oscuro o el famoso contouring. Esta técnica, en definitiva, consiste en resaltar aquellas zonas en las que suele incidir la luz natural y esconder aquellas áreas que queremos esculpir para afinar el rostro, siempre intentando conseguir el efecto de cara ovalada.

Por lo general, lo que haremos para conseguirlo será escoger un bronceador sin brillo y con sub-tono gris -no muy evidente- para crear esa ilusión de profundad debajo de los pómulos, el mentón y el exterior de nuestra frente. Tras esto iluminaremos con corrector -un tono o dos más claro que nuestra base de maquillaje-, bajo los ojos en forma de triángulo, -desde el lacrimal hasta las aletas de la nariz y desde estas últimas hasta nuestra sien-. De nuevo, lo integramos con la base difumando con nuestra esponja o brocha. También podemos iluminar con corrector el centro de nuestra frente, el puente de la nariz y la barbilla.

Sin olvidar dar color a las mejillas, usaremos un colorete de color naranja con toques dorados

STROBING

Es el nombre que recibe también el paso de iluminación del rostro. En este caso aplicaremos iluminador, ya sea en polvo, o líquido en la parte alta de los pómulos el puente de la nariz, y el arco de cupido – curvatura de nuestro labio superior-.

Tras el strobing, volvemos al área de los ojos para marcar la parte inferior con la misma sombra marrón anaranjada mezclada con la chocolate; desde el final hasta el centro de nuestro ojo, para rasgarlo e intensificarlo, a la vez que la unimos con el trabajo anterior del párpado.

LABIOS

Por último, llegamos a los protagonistas de este maquillaje, los labios. Lo que debemos hacer para conseguir unos labios rojos perfectos es asegurarnos tener una buena hidratación, de no ser así, aplica bálsamo al inicio del maquillaje para que cuando acabes tus labios estén humectados.

Escogemos un perfilador de labios lo más parecido a nuestra barra de labios y los delineamos para crear una guía y frontera cuando apliquemos el labial. Pintamos nuestros labios de nuestro rojo favorito y habríamos acabado nuestro maquillaje.

AHUMADO NEGRO Y PLATA

El segundo maquillaje es un ahumado clásico en color negro, muy intenso, pero a la vez luminoso.

OJOS

Al igual que el anterior maquillaje comenzaremos aplicando la pre-base de párpados y la misma sombra de transición.Volvemos a marcar la uve externa del ojo con una sombra negra mate difuminando bien los extremos y marcando toda la cuenca del ojo con un pincel para difuminar.

En este paso es preferible ir tomando producto poco a poco hasta conseguir la intensidad deseada, difuminando muy bien, con paciencia, para integrar los colores.

Con un pincel plano, en forma de lengua de gato, aplicamos en todo el párpado móvil una sombra de color plata hasta llegar incluso al lacrimal.

 

La aplicación debemos realizarla a toquecitos para conseguir la intensidad que queremos de la sombra y aumentan la pigmentación de la misma. Para integrar todos los colores tomaremos un pincel para difuminar de pelo suelto y difuminaremos todos los cortes que pudiera haber entre las sombras, para conseguir una buena progresión.

En esta ocasión, el delineado será mucho más sencillo, con un lápiz de textura cremosa y de color negro delinearemos solo la forma natural de nuestro ojo, por dentro de la línea de agua y fuera. Añadiremos varias capas de máscara de pestañas para agregar aún más intensidad a la mirada.

También marcaremos con sombra de ojos la parte inferior del ojo desde la mitad del mismo hasta el final. La otra mitad del ojo hasta el lacrimal iluminaremos con la misma sombra plata del párpado móvil.

ROSTRO

Para los pasos del rostro, contouring y strobing os remito al maquillaje anterior para que toméis las indicaciones necesarias para llevarlo a cabo.

En esta ocasión cambiaremos el colorete por uno mate y de color rosa apagado.

LABIOS

Por último, los labios serán muy naturales en esta ocasión. Usaremos un labial en tono nude, una mezcla de rosa y marrón que deja el protagonismo a los ojos, a la vez que este tipo de tonos realzan el color natural de nuestros labios y los hacen visualmente más voluminosos.

AHUMADO MORADO Y AZUL

El tercer look también es un ahumado, pero en este caso en colores azul y morado, para actualizar el clásico ahumado en tonos negros y marrones.

OJOS

De nuevo, al comenzar nuestro maquillaje preparemos nuestro párpado unificándolo para una mejor adherencia de las sombras.

Como sombra de transición utilizaremos un color malva apagado y lo difuminaremos bien en toda nuestra cuenca subiendo un poco el producto hacia el arco de la ceja.

Tras esta sombra de transición, usaremos un color burdeos mezclado con un color fucsia que aplicaremos a lo largo de toda la cuenca, como siempre difuminando bien e integrando con el resto de sombras. En el párpado móvil aplicaremos a toques, para dar de nuevo mayor pigmentación y concentración del color, una sombra de color azul intenso y encima añadiremos una sombra de un color azul marino con destellos en purpurina en color plata para aportar más dramatismo y brillo al maquillaje. Por último, en el trabajo de sombras, añadiremos en el centro del párpado móvil unos toques de sombra plata para iluminar el centro del ojo, así como en el lacrimal utilizaremos unos toques del iluminador en tonos dorados que usaremos también en la zona alta de los pómulos. De nuevo, para confeccionar el rostro os remito a los apartados de rostro, contouring y strobing del primer maquillaje.

En este look al igual que el anterior, usaremos un colorete de color rosa apagado para no recargar el maquillaje y un labial en tono nude.

Para finalizar el ahumado, volveremos a realizar un delineado de gato, en esta ocasión más grueso y dramático acorde con el maquillaje. Además, añadiremos la mitad de unas pestañas postizas para rasgar más el ojo y convertirlo en un look más festivo donde la protagonista sea nuestra mirada. Añadimos varias capas de máscara para integrar nuestras pestañas a las postizas, haciendo hincapié en las pestañas más cercanas al lacrimal, para que no queden en evidente contraste con las exteriores y todas las pestañas parezcan “naturales”. Y con esto habríamos acabado la tercera de las propuestas para este fin de año.

Espero os hayan sido útiles estas tres propuestas y que las pongáis en práctica. ¡Os deseo feliz año nuevo!