Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado este jueves, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, una Proposición No de Ley del Grupo Socialista para reclamar al Ministerio de Fomento que realice obras de mejora, mantenimiento y modificación del trazado de la carretera N-430 en la provincia de Ciudad Real.

Aprovechando el debate sobre las mejoras en la N-430, el PP ha llevado a las Cortes a cinco alcaldes de las respectivas provincias de la región, para denunciar el mal estado de las carreteras de competencia autonómica.

Por la sala de prensa de las Cortes, aprovechando que la sesión plenaria estaba suspendida, han pasado los cinco regidores de Munera, Santa Olalla, Alberca de Záncara, Galve de Sorbe y El Torno, acompañados de la diputada ‘popular’ María Roldán, que ha denunciado que son “decenas de alcaldes los que soportan la desidia y el abandono del Gobierno regional”, que “pone en peligro la vida de decenas de vecinos.

Roldán ha criticado que, a pesar de que muchas infraestructuras de las denunciadas, algunas tercermundistas, aparecen en los presupuestos de la región, el Ejecutivo regional no ha acometido, en lo que va de legislatura, ninguna actuación de mejora.

El regidor de la localidad toledana de Santa Olalla, Pedro Congosto, ha reclamado al Ejecutivo regional la pavimentación de la CM-4024, que une este municipio con La Mata y El Carpio de Tajo y soporta mucho tráfico pesado. “Presenta gran cantidad de baches, piel de cocodrilo, hasta hay zonas con escalones laterales”, ha comentado.