El DOCM publica hoy la decisión de la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Toledo,  que da luz verde medioambiental a una macrogranja apícola en Santa Olalla.

Según estipula Medio Ambiente, la explotación avícola, con 48.000 pollos para engorde, no necesita autorización ambiental.

El Diario Oficial ha publicado hoy la resolución de la Dirección Provincial de Medio Ambiente en Toledo por la que resuelve que la explotación avícola de 48.000 pollos de engorde, para su cría intensiva, en el término municipal de Santa Olalla, cuyo promotor en Jose Luis Collado Ferreira, no requiere de evaluación ambiental por “no tener efectos significativos sobre el medio ambiente”.

El proyecto está previsto para el paraje denominado El Barillal, parcela que es suelo rústico de reserva y con algo más de cuatro hectáreas de superficie.

La distancia a suelo urbano más próximo es mayor de dos kilómetros al municipio de Santa Olalla, uno de los requisitos para la instalación de estas macrogranjas que quiere decretar el Gobierno castellano-manchego.

Constará de dos naves idénticas para alojamiento animal de estructura metálica a dos aguas. Las naves se construirán en paralelo y dentro de cada nave, se construirá un habitáculo o local técnico para albergar los automatismos y generador eléctrico para emergencias.

Esta nueva iniciativa ha recibido consultas de Ecologistas en Acción, WWF/España, Agrupación Naturalista Esparvel, entre otros colectivos, que apuntan que la ubicación inicial del estercolero, después modificada por el empresario, podía afectar al dominio público hidráulico debido a un arroyo intermitente  sin nombre conocido que atraviesa la parcela.

Además, se ha excluido como zona de acopio de cualquier tipo de material las zonas más próximas a cauces o aquellas que puedan drenar hacia él, utilizando en todo caso, las zonas agrícolas existentes.

En la resolución tampoco se aprecian posibles afectaciones a la salud humana por ninguno de los organismos o instituciones consultadas.