La Consejería de Fomento ha aprobado una inversión superior a los 6,1 millones de euros para dar continuidad a la gestión y el mantenimiento del sistema de abastecimiento Picadas-Almoguera, en la provincia de Toledo.

Este sistema, cuya explotación es gestionada por parte de Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha (IACLM), abastece actualmente hasta 67 municipios de la zona norte y centro de la provincia, en concreto, las dos comarcas toledanas de La Sagra; la comarca de Torrijos, el entorno del río Alberche y la ciudad de Toledo.

Así, con esta inversión, ha explicado el director gerente de la Agencia del Agua, Antonio Luengo, se prórroga por un año más la gestión y mantenimiento de este sistema por parte de la actual UTE adjudicataria, Inima-Riaga, siempre bajo la supervisión y control públicos de IACLM, y se garantiza el funcionamiento del suministro de agua hasta principios de 2019 a más de 320.000 habitantes.

“La mejora del abastecimiento a nuestros municipios es uno de los principales ejes de actuación del Gobierno de García-Page”, ha asegurado Luengo, quien ha agregado que: “por eso hemos alcanzado en esta legislatura importantes acuerdos de colaboración con mancomunidades y ayuntamientos para mejorar la conducción de agua y para llevar a cabo infraestructuras como ésta, para asegurar agua en cantidad y calidad a todos nuestros ciudadanos y ciudadanas.

Asimismo, ha destacado que, “invirtiendo en nuestras infraestructuras de abastecimiento, no sólo garantizamos el suministro a nuestros habitantes, sino que también favorecemos el desarrollo socioeconómico de Castilla-La Mancha, pues sin agua suficiente y de calidad, no sería factible el desarrollo industrial de muchas de nuestras comarcas”.

Por otro lado, Luengo ha explicado que se ha autorizado la inversión de 600.000 euros para llevar a cabo las actuaciones de emergencia necesarias en la captación del embalse de Picadas, tras detectarse por parte de los servicios técnicos de IACLM, durante el pasado mes de enero, una disminución del rendimiento en las cuatro bombas sumergibles.

Estos sistemas de abastecimiento captan el agua bruta en el embalse de Picadas, situado en la Comunidad de Madrid y perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Tajo, y el agua se transporta hasta la potabilizadora del sistema, situada en Valmojado (Toledo), y desde allí se distribuye por las conducciones hasta los depósitos municipales.

“Son unas bombas con una capacidad de 500 litros/segundo cada una, que trabajan alternativamente en función de la demanda de agua”, ha explicado Antonio Luengo, que ha añadido que “las bombas siguen funcionando, pero sin poder elevar el suficiente caudal demandado”.

Por este motivo, “se han contratado ya las actuaciones necesarias en el bombeo de Picadas para proceder a la reparación de las bombas que lo necesitan y que conforman la estación de captación con el objetivo de recuperar su rendimiento normal”, ha concluido.