El presidente de la Diputación de Toledo, el alcalde de Torrijos y la presidenta de APANDID, acompañaron a los cientos de corredores y corredoras que de nuevo han querido contribuir a aportar su granito de arena al proyecto de la asociación de construir un nuevo centro de atención temprana.

Coloreando de rojo y llenando de solidaridad las calles de Torrijos, cerca de 2.000 corredores y corredoras vestidos de Papá Noel han participado en la “Carrera familiar de Navidad” que la Asociación de Padres de Niños con Dificultades de Desarrollo (APANDID) ha organizado, por segundo año consecutivo, cuya recaudación tiene como destino las actividades y servicios que desarrolla la entidad.

A estos cientos de deportistas solidarios han querido acompañarles el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y el alcalde de Torrijos, Anastasio Arevalillo, junto al equipo del Gobierno municipal de la localidad que, además de colaborar con una causa justa, han compartido el ambiente deportivo, festivo y navideño que ha acompañado toda la carrera.

Álvaro Gutiérrez felicitaba a la presidenta de APANDID, Concepción Vicente, por el éxito que de nuevo ha tenido esta iniciativa y por “ofrecer la oportunidad a tanta gente de participar en un acto navideño que aporta un plus a las celebraciones festivas que acompañan a estos días y además colaborar con una causa solidaria como es recaudar fondos para la atención de niños y niñas que necesitan nuestro apoyo y complicidad”.

Una carrera que este año tenía como lema “Sé solidario, corre por APANDID”, que ha reunido a gran número de corazones solidarios los cuales han podido disfrutar de la fiesta organizada en la Plaza de España, donde se ha situado la salida y llegada de la marcha, animada por un speaker con música y una barra solidaria que contó con la presencia de la Asociación de Cortadores de Jamón.

Un año más, la iniciativa ha contado con el apoyo de la Diputación Provincial de Toledo y el Ayuntamiento de Torrijos, colaborando con la Asociación que cuenta en la actualidad con alrededor de 220 socios y presta su atención a unos 335 niños y niñas con dificultades en el desarrollo.