En rueda de prensa desde el Palacio de Fuensalida, García-Page insistió ayer en que la semana que empieza será clave para que empiecen a llegar «de manera homogénea» los materiales necesarios para atender la crisis sanitaria a todas las comunidades autónomas.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado que el Gobierno regional prevé tomar distintas decisiones para paliar la situación provocada por el brote de coronavirus, entre las que destacan la habilitación de espacios para que los profesionales sanitarios puedan «dormir y descansar» sin necesidad de volver a su casa y «no facilitar el contagio» a sus familiares.

Así lo explicó este domingo García-Page en rueda de prensa, en la que también citó otras iniciativas del Ejecutivo autonómico como el traslado de algunos mayores que vivan en residencias para «aislarlos fuera del centro» o la prórroga durante tres meses de la medicación de las personas que tengan una enfermedad crónica.

Con respecto a la primera de las propuestas, el presidente regional explicó que los «espacios y albergues» para los profesionales sanitarios «ya se están habilitando» y ha considerado que esta es una medida «determinante para la supervivencia y el aguante de nuestro personal sanitario y la seguridad de sus familias».

En cuanto a los mayores que vivan en residencias, García-Page incidió en que una «amplia mayoría» de los más de 400 centros que hay en la región los casos son «inexistentes o mínimos» pero matizó que, en algunos casos, es necesario plantear desplazamientos en las que están «más estresadas». En este sentido, el presidente autonómico reiteró que estos movimientos «no deben suponer ninguna preocupación» para los familiares, insistiendo en que se trata de «aislar» a gente que no tiene síntomas del coronavirus.

Con respecto a la prórroga de los medicamentos, comentó que esta decisión se ha tomado «sobre todo pensando en gente con necesidades farmacéuticas crónicas» y no ha cerrado la puerta a que esta prórroga se ampliase en un futuro «si fuera necesario».

Por otra parte, Emiliano García-Page aseguró que «en la mayor parte» de la región no será necesario habilitar más espacios para la atención sanitaria a los pacientes de Covid-19, pero señaló que, aún así, la Junta va a desplegar hasta tres fases de contingencia por si fuera necesaria esa habilitación.

Además, llegó a sugerir que el nuevo hospital de Toledo, aún por estrenar, podría ponerse a disposición de la asistencia sanitaria si fuera necesario ante un hipotético repunte de casos.

RESPIRADORES

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, avanzó que su Administración está en pleno proceso de adquisición de respiradores y se ha hecho con un millón de mascarillas (900.000 por canales propios, 100.000 recibidos del Estado). Además, avanzó que la región ya tiene en camino «miles de pruebas de test rápidos» para analizar el coronavirus y que llegarán en breve.