Agentes de la Policía Nacional de la provincia de Toledo han desmantelado un total de cinco plantaciones de marihuana –dos en Hormigos y otras tres en Escalonilla, El Casar de Escalona y Torrijos– interviniendo un total de 3.000 plantas de marihuana en la denominada operación ‘Fuente-Romero’, una intervención que se ha saldado con siete integrantes de un grupo criminal, tres de los cuales han ingresado en prisión.

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado cinco laboratorios utilizados para el cultivo, procesado y elaboración de droga en Toledo en el marco de la operación Fuente-Romero.

Se han intervenido casi 3.000 plantas de marihuana de las cuales 643 se encontraban escondidas en un “zulo” ubicado en el sótano de una vivienda donde fue necesario acceder con mascarillas debido al ambiente irrespirable.

Los cinco cultivos ilegales estaban perfectamente acondicionados para el procesado y la distribución del estupefaciente. Siete personas fueron arrestadas y tres de ellas han ingresado en prisión provisional.

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre. Los agentes tuvieron conocimiento de un intento de venta de varios kilos de marihuana en Toledo e iniciaron las gestiones para conocer el origen y el destino de esa droga. Los policías constataron la existencia de un grupo criminal dedicado al cultivo y distribución de marihuana en la capital toledana y en varias localidades de la provincia.

TAREAS REPARTIDAS

Los integrantes del grupo tenían claramente diferenciados los roles con un claro reparto de tareas. Uno de ellos se encargaba de suministrar esquejes de plantas en crecimiento para su trasplante a los laboratorios clandestinos mientras que otro realizaba el montaje de las instalaciones eléctricas y de los dispositivos indispensables para acondicionar los cultivos. Otro de ellos controlaba presencialmente los cultivos y distribuía la droga una vez obtenida.

Tras recabar todos los datos, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo operativo y practicaron seis registros en inmuebles desmantelando cinco laboratorios clandestinos en las localidades de Hormigos (2), Escalonilla, Torrijos y El Casar de Escalona. Todos ellos estaban perfectamente acondicionados con ventiladores, transformadores de luz, humidificadores, ionizadores, condensadores y semilleros para el cultivo, procesado y distribución de la droga. En total, los agentes se incautaron de 2.899 plantas de cannabis sativa y 3.400 kilogramos de marihuana.

El cultivo ilegal localizado en el Casar de Escalona estaba situado en un “zulo” oculto en el gallinero de la finca, al que se accedía por una entrada camuflada y a través de estrechos pasadizos. En el lugar era necesario el uso de mascarillas debido al ambiente irrespirable y allí los agentes localizaron 643 plantas.

Los agentes arrestaron a un total de siete personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Tres de ellos han ingresado en prisión provisional.